Archive for May, 2010

Goodbye Kitty

May 17, 2010

El otro día encontré a mi madre pintando una Hello Kitty en una camiseta para dársela a Jaula. Esa cursilada había que compensarla de alguna manera y recordé la versión alternativa de Hello Kitty que había visto en este blog. Le pregunté a mi madre si me haría una camiseta para Jaula con otro dibujo y me contestó que sí. Yo imprimí el dibujo pensando que me diría que ella no pintaba eso en una camiseta para Jaula, pero contra todo pronóstico le hizo gracia y aceptó.

Una vez hecha la camiseta, el segundo paso era que mi hermana aceptara ponérsela y parece ser que se la pondrá pero no para la guardería porque dice que le van a llamar la atención (mira que pueden ser rancios en la guardería, jajajajaja).

Ahora la rubita va con su camiseta de chunga (que además es una camiseta unisex, jajajaja) con una sonrisa inocente y sin enterarse de nada.

Respecto a las sonrisas ya lo vamos pillando y funciona así:
– sonrisa de 4 dientes: sonrisa de compromiso.
– sonrisa de 8 dientes (aka sonrisa de todos los dientes): está sonriendo de verdad, se lo está pasando bien.
– sonrisa de 8 dientes y ojos achinados: se lo está pasando teta.

Lo siguiente va a ser pintarle algún tipo de tatuaje chungo de verdad pero en este caso se trata de un reto porque hay poco lienzo para dibujar en esos bracillos de coña.

Root Beer Float

May 8, 2010

En un capítulo de Fringe, el Dr. Walter Bishop se pone tan pesado pidiendo una Root Beer Float que yo pensé: “Uhm… eso igual está bueno”.

Me puse a buscar en qué consistía y ví que no era más que echar helado de vainilla a un refresco llamado Root Beer. Alguna que otra vez he oído lo mismo mezclando CocaCola con helado de vainilla, pero como no es tan coooooooool nunca lo he llegado a hacer. Los pijos somos así.

Compré un par de refrescos de ésos, helado de vainilla y engañé a parte de mi familia con el experimento.

Al echar la root beer sobre el helado sale un montón de espuma que luego se queda con cierta apariencia plasticosa.

Pues bien, aunque casi siempre que digo lo siguiente acabo repitiendo y reculando sobre lo dicho, ahí va toda mi corrección política: ¡¡Menudo ascazo!! ¡¡Sólo espero que esta mierduza no me dé cagalera!! (porque a pesar de todo, me terminé el vaso como un champion).

Mocetón!!!

May 6, 2010

Acompañaba yo a mi hermana a su coche al salir de casa. Ella iba por delante y yo iba por detrás cogiendo de la mano a Jaula mientras andaba. ¡Ya anda! (como Lázaro, pero más inestable. Y eso que no ví a Lázaro).

Y en eso que llega un vecino, mira en el carro que llevaba mi hermana por delante y al no ver nada dentro y poner cara de “aquí falta algo” pregunta por el bicho. Mi hermana le dice que viene detrás conmigo y aquí llega lo interesante.

– ¡Mírale! ¡Está hecho todo un mocetón!

Yo juraría que estaba refiriéndose a mí, pero no terminaba de entenderlo porque no conocía a este vecino (ni a este ni a casi ningún otro).

Al llegar a nuestra altura seguía igual:

– ¡Todo un mocetón! ¡Mira como sube las escaleras!

Indicar aquí que subo escaleras desde hace muchos años y nunca nadie me había aplaudido por ello, aunque siempre se agradece que a uno le alaben esos pequeños logros.

Para mi decepción se refería a Paula, que a pesar de llevar un abrigo rosísima, fue confundida con un niño. Yo miraba a mi hermana a lo lejos y veía cómo estaba a punto de descojonarse. Con todo lo bueno que estaba diciendo de Paula el vecino, no era momento de pararle en seco y decirle: “El mocetón es pibita”. Así que una vez que terminó el speech le dije a Paula: “Venga Paquito, vamos al coche”. Y continué con una sonrisa de oreja a oreja hasta doblar la esquina. A partir de ahí la sonrisa fue un descojone total. Y Paula contenta todo el camino. ¿Alguien da más? 🙂