Un Tío Cojonudo

Ése soy yo. Aquí llega otro momento babas con mi sobrina la croqueta rubia.

Los últimos dos días ha tenido una pequeña otitis y ha estado en casa de mis padres mientras sus padres trabajaban. Como se siente incómoda quiere que alguien le coja en brazos. Todo el rato. Y no hablará, pero una vez que la coges te dirige con mano de hierro por donde quiere. Sólo necesita hacer “Uh! Uh!” y señalar con el dedo la dirección a seguir. Para cuando yo he llegado del trabajo mis padres habían sucumbido al ritmo de la croqueta y ésta estaba lloriqueando.

Como soy un tío cojonudo, jeje, la he cogido en brazos y he seguido sumisamente las precisas instrucciones “Uh! Uh!” y ese impertinente dedo. Aunque también he ido por donde yo he querido y “curiosamente” he acabado en la cocina con la niña en una mano y con la otra comiendo croquetas (pero de las de verdad).

Al terminar de comer he seguido con ella y en un momento dado la he sentado en el cubo de la ropa sucia. Ahhh, los cubos mágicos. La ropa sucia entra en el cubo de la ropa sucia y misteriosamente pasa al cubo de la ropa para planchar. Poco después la ropa planchada aparece en el cuarto. Todo el proceso es un misterio insondable… y yo soy lo peor.

La estaba medio sujetando sobre la tapa del cubo mientras pensaba “Hace un año era un garbanzo con ojos y ahora, aunque sigue siendo un ente absurdo, ya es una croqueta con cierto peso. Mira cómo se dobla hacia abajo la tapa del cubo con su peso”. Y claro, pasó lo que tenía que pasar. La tapa cedió y mi sobrina se fue dentro del cubo de la ropa sucia. Como la tenía medio sujeta sólo se ha deslizado dentro del cubo, pero cuando su culo ha tocado fondo y se ha encontrado con las propias patucas a la altura de la cara, ha empezado a hacer ruidos de “me estoy agobiando, tío cojonudo”. La he sacado en seguida y no se ha puesto a llorar. Creo que no lo ha llegado a pasar mal, así que no creo que me la guarde para el futuro, jeje.

Mañana vuelve. No sé si meterla en el cubo de la ropa para planchar. Por variar.

Y bueno. Ésas son mis referencias como baby sitter. Interesados ya sabéis dónde encontrarme. Tengo una tarifa competitiva.

10 Responses to “Un Tío Cojonudo”

  1. oria Says:

    Dale una caja, a los enanos les encanta jugar con las cajas. Si es de las grandes para que se metan dentro mejor.

  2. theearlybird Says:

    Uhm… buena idea. Es de esas cosas obvias que no haces hasta que directamente te las dicen. Si me hago con una caja se la daré a ver si le mola. Igual así mis padres tienen descanso cuando la croqueta está en casa.

  3. Carlota Says:

    Yo también puedo dar referencias si estás pensando en buscar trabajo de childminder…

  4. theearlybird Says:

    Serían referencias buenas, no? Jimena nunca acabó en ningún cubo de ropa sucia!! 😀

  5. Cattz Says:

    Mmmm, a ver si yo consigo aguantar una futura croqueta de mi hermano sin morir desesperada. Siempre puedo recurria a que la distraiga la perra…

  6. theearlybird Says:

    Estoy seguro de que no sólo la aguantarás sino que te molará. Apuesto lo que quieras!! Bueno, la mayor parte del tiempo. Otras veces es un poco cansado. Y eso que yo no cambio pañales!! jijijijiiii

  7. miguev Says:

    ¡Cof! ¡Cof! ¡Cof! ¡Cof! ¡Cof! …

    Para una vez al més que me pongo al día con vuestros blogs no se me ocurre mejor idea que leer el tuyo con la boca llena.

    ¡Nunca mais! (casi muero)

  8. theearlybird Says:

    Jijijijjiji
    Qué tal por las Suizas?
    Si lees mi blog es que al menos ya tienes algún minuto libre al día!! 🙂

  9. Ociore Says:

    Me inquieta este orden lógico… “al terminar de comer la he sentado en el cubo de la ropa sucia”… normalmente uno se sienta en el sofá o en la cama a dormir la siesta… es lo que yo hubiera hecho con la croqueta… pero tú no… tu la sientas en el cubo de ropa sucia… muy inquietante.

    Si algún día la metes en el cubo de planchar la ropa, intenta al menos que no haya una plancha cerca… ya sabes, no seas que descubras el misterio de cómo se plancha la ropa sóla o de paso hagas unos de tus experimentos con la croqueta…😛

  10. theearlybird Says:

    Muy buen análisis, jajajaja
    Es que los cubos mágicos están en la cocina (la plancha guardada, no hay peligro). Estaba en la cocina con la croqueta en una mano y con la otra comiendo croquetas de verdad y cuando terminé alguien más llegó a la cocina y ahí fue cuando la senté en el cubo mientras estaba hablando. Y si se me ocurre sentarme en algún sitio o tumbarme en la cama, la croqueta me mata. No sabes qué genio tiene cuando la coges y en lugar de pasear por casa te sientas en algún sitio. Buffff!!! 😀

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s