Fake Father Revisited

Después de mi primera experiencia como padre suplente con los Triskis, le he cogido gusto a esto de ir a los hospitales pareciendo el padre.

Ayer por la mañana la croqueta tenía fiebre. Por la tarde empezó a toser imitando a un perro. Y ya tarde por la noche no respiraba bien y estaba más caliente que el palo de un churrero. Como el padre no estaba en Madrid mi hermana estaba en casa y llegados al punto de no respirar bien (sobre las doce de la noche) decidió llevarla a Urgencias al Hospital San Rafael para que la vieran. Esta croqueta hace lo que sea por salir un viernes por la noche.

La sala de espera no tenía mucha gente. Había un par de máquinas de comida. La que tenía escrito con letras gigantes “Refrescos” vendía patatas, chocolates y demás porquerías. La de “Sólidos” vendía botellas de agua y latas de refrescos. Confiando en que los que nos atendieran no fueran los mismos que se encargaron de identificar a las máquinas, esperamos nuestro turno.

Tras una primera revisión, la doctora nos mandó a una sala para atender a Jaula. Jaula… Laura… Paula… ¿Qué más da? Con lo que sea se da la vuelta y te mira. La sala tenía 4 camas normales y pusimos a la croqueta en la que nos dijeron. Al cabo de un rato vino una enfermera para ponerle un supositorio y una mascarilla con un aerosol para que estuviera respirándolo un rato. Para abrir las vías respiratorias.

Cuando se acabó el aerosol, volvió la enfermera con unas compresas y una palangana con agua para bajarle la fiebre. Le puso una compresa en cada muslito de pollo, otra cubriendo toda la tripa y una más en la cabeza. Nos dijo que se las fuéramos cambiando cada cierto tiempo porque sobre todo al principio se calentarían rápido y que le fuéramos tomando la temperatura para avisarle cuando bajara de 37.5C.

Allí sobraba mucha cama y era la una y media de la mañana, así que con la excusa de hacerle compañía a Jaula, empecé a hacerme con trozos de la cama hasta que llegó un momento en que me quité los zapatos y me puse a sobar al lado de Jaula. Aparte de acompañar, no estaba siendo de especial ayuda. Entre eso y quedarme sopa en la cama creo que las enfermeras se compadecieron de mi hermana por tener un “marido” así.

Jaula entró apagadilla en el hospital y a esas alturas se estaba convirtiendo en el alma de la fiesta de Urgencias. De repente se puso como una moto. Yo no sé qué tipo de “drogaína” iba en el aerosol (el chute incluso te aumenta el ritmo cardíaco, confirmado por la médico) pero pensaré en volver con “dificultades para respirar” y pedir el mismo tratamiento. Después del trago del supositorio… ¡¡subidón, subidón, subidón!!

Cuando la fiebre bajó, volvimos a que la médico volviera a ver a Jaula. Aquí terminé mi actuación estelar de la noche. Mientras volvían a ver a Paula me senté en un silla y cuando empezaba a vegetar de nuevo vi un mosquito. Los mosquitos me ponen de mal carácter. Seguía siendo tarde y yo seguía cansado. Así que le perseguí con la mirada y cuando le vi posarse en una pared, me levanté tranquilamente y al llegar al mosquito pegué una palmada a la pared (mosquito incluido). Mi hermana no se enteró de nada, pero la médico vio a un idiota palmeando una pared y a partir de ahí no hizo más que vigilarme por el rabillo del ojo mientras atendía a Jaula. No es que haya necesidad de causar buena impresión siempre pero, ¿qué necesidad hay de parecer un loco?

9 Responses to “Fake Father Revisited”

  1. Lolo Says:

    me parto leyéndote, cuando quieras ventolín te pasas por casa, si lo reconozco, soy consumidor.

  2. oria Says:

    Sí, en las pruebas físicas del instituto una amiga lo repartía a todos los repetidores

  3. theearlybird Says:

    Lolo: Hala, perdido el anonimato de tu adicción. Así sin más. Antes de pasarme por tu casa, te preguntaré para qué sirve exactamente el ventolín. O lo miro por “el interné”. Creo que no le dieron ventolín. Eso también da subidón?

    oria: Ehm… aquí hay dos posibilidades. Me estás vacilando o definitivamente soy un ingenuo y vivo en un mundo paralelo al real. Cuál de las dos opciones es la buena? Qué repartía en concreto tu amiga? También ventolín? Porque yo estaba muy liado intentando dormir en la cama del hospital y no me fijé en lo que era (más allá de un aerosol). Pero creo que no era ventolín.

    Por lo visto hay un mundo en esto del ventolín.

  4. BinaryBea Says:

    Bueno, pero a todo esto Paula ya está bien, ¿no? ¿Os llegaron a decir qué es lo que le pasaba? ¿Y de verdad la llamaron Jaula a la pobrecita?

  5. theearlybird Says:

    Paula está bien. Fue una faringitis o similar. Estará una semana con antibiótico y ya. Fuimos al hospital por la fiebre alta y porque a mi hermana no le gustaba la forma de respirar de Paula. Pero no hubo momento de pánico ni nada.🙂 Mejor así.
    A la pobrecita el único que le llama Jaula soy yo, jajajajaaa. Pero si me lo propongo, es posible que engañe a alguien con el nombre y también le llamen Jaula, juasjuajsuajsuas

  6. Bertadoc Says:

    No me lo puedo creer!
    Dormido al lado de la cama de una “Jaula” yacente? Lo que tienen que ver los médicos …
    De lo del mosquito, no comento.

  7. theearlybird Says:

    Al lado de la cama al principio. Y sin dormir. Al cabo de un ratito, EN la cama y sopa. Si es que a pesar de estar Jaula, sobraba muuuuuuucha cama, jijijiiiiiii.

    Había luz baja, era tarde… todo invitaba a dormir!! Aquello era una trampa!!

  8. bertoldo mandarino Says:

    bueno, bueno,compañero…es que me parto contigo… no sólo te pasan unas cosas in-creíbles sino que las cuentas para partirse de la risa !!!!
    te conocí este verano (en internet !!!, no te emociones…) buscando cosas sobre irlanda, que iba a visitar (peazo de viaje de 17 días !!!!) y te lei con fruición y con máximo placer (uuhhmmm esto empieza a ponerse calentito…) y aunque no lo creas me inspiraste y me serviste de ayuda (poca pero algo es algo…)
    ahora he retomado la lectura (ya sabes, sabado por la tarde en casa aburrido, era esto o releerme las obras completas de los ingredientes e informaciñon dietética de los Keloggs…) y me estoy divirtiendo mucho.
    Pensé que lo tuyo (no te conocía) se debía al exilio… pero la descripción de la visita a San Rafael (qué ricos,cuántos años compartidos alli de madrugada con los niños…) y el día en el circo son geniales!!!!
    Y sí, era ventolín fijo… que los míos tambien lo pasaron…
    un abrazo y mil gracias !!!!
    (nota:mi blog lleva varado un año o mas pero “proximamente” despegará…)

  9. theearlybird Says:

    – Mi blog sirvió de poca ayuda? Pues claro!! Juajsuajsuasjuasjuas. Haber mandado un emilio y probar suerte por si yo sabía lo que buscabas (no suele ocurrir, jejejejee). Lo que me sigue pareciendo increíble es que alguien que no me conozca me encuentre en Internet y se quede leyendo.🙂
    – He adelantado al paquete de Kellog’s en interés de lectura!! Ahora sí que la carrera al éxito es imparable!! juasjuasjuasjuas
    – Hacer alguna chorrada por ahí y luego escribirla intentando que tenga algo de gracia depende mucho del humor que tenga en ese momento. En general malo, pero uno es muy inestable y de vez en cuando se viene arriba, jajajajaja. Lo del exilio sí que ha ayudado a hacer más el chorra de vez en cuando.
    – Al final váis a tener razón con el ventolín. Pero que conste que sigo pensando que no le dieron exactamente Ventolín sino uno similar con otro nombre. He estado mirando y pudiera ser Pulmicort. Sigo pensando que la médico no dijo Ventolín en ningún momento. Pero creo que sobreviviré con la duda.🙂
    – Blog varado?? Eso es optimismo, sí señor!! Para vararse tiene que salir de puerto y una única entrada es sólo inaugurarlo!! Juasjuasjuasjuas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s