Sí señor. Finalmente, y tras sólo tres visitas al ayuntamiento (mía sólo una), vuelvo a ser un puto madrileño empadronado en Madrid, algo que por lo visto nunca dejé de ser gracias a la gran comunicación existente entre la embajada española en Dublín y el ayuntamiento.

Alcanzar este éxito me da fuerzas para afrontar nuevos retos, nuevas aventuras. Quizá, por ejemplo, la renovación del DNI. Me veo capaz de todo. Pero no voy a tentar a la suerte. Descansaré y disfrutaré de lo conseguido.

2 Responses to “”

  1. Nür Says:

    Pues ahora, cuando después de dos meses, el Sr. Juez del Registro Civil de mi pueblo decida que no es competencia suya inscribir a mi recién adoptado hijo, y que, por tanto, lo enviará a Madrid para que un Sr. Juez de allí mire a ver si le viene bien hacerlo o no… te aviso, y envias a tu padre, a ver si me aceleran el trámite😀

    Feliz año!
    Nür

  2. theearlybird Says:

    Jarl!!! Ya veo que los ayuntamientos y el funcionariado en general tienen un gran club de fans, juasjuasjuasjuas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s