Un Día en el Circo (II)

La baja como residente en Irlanda me llegó adjunta en un email. Un documento Word con la imagen de la hoja de baja escaneada. Entre la rapidez con la que me llegó y la poca pinta de oficial que tenía el documento (cutre, cutre, cutre), pensaba que era un detalle que me lo hubieran escaneado y enviado por email para que lo pudiera tener mientras llegaba el documento oficial por correo normal. Al cabo de más de mes y medio comprendí que el email era todo lo oficial que iba a recibir, así que imprimí el documento Word y se lo dí a mi padre junto con mi DNI para que fuera al ayuntamiento. ¿Cómo privarle de estos momentos con el funcionariado?

– Hola, buenos días. Vengo a empadronar a mi hijo como residente.
– Buenos días. Para ese trámite necesita tener cita, ¿tiene cita?
– No. ¿Dónde pido la cita?
– Llame al 010.

(Jajajajaaaaa, sí otra vez con el 010. ¿Será un número de euro y medio el minuto?)

– Pero ya que estoy aquí, ¿no me pueden dar la cita?
– De acuerdo. Tome este número y espere a que le llamen para darle la cita.

Mi padre coge el número y nada más sentarse, le llaman y le atiende la misma chica de información. Si atiende la misma, ¿a qué viene la chorrada del 010 y de darle número? ¿No podía haberle dado la cita desde el principio? Más material para Fríker Jiménez.

– Hola de nuevo. Quería pedir cita para dar de alta a mi hijo como residente.
– De acuerdo. Déjeme ver.
– ¿Podría ser hoy?
– Ehm… No. Hoy es imposible. ¿Puede el lunes?
– Si no es posible hoy, el lunes está bien.
– Pues el lunes no puede ser.
– ¡Pero si el lunes me lo ha ofrecido usted!
– Pues no puede ser. ¿Qué le parece el martes?
– (¿Es otra pregunta trampa?) De acuerdo, el martes está bien.
– Pues el martes a tal hora.
– Gracias. Adios.
– ¡Espere! ¡No se vaya que se lo tengo que imprimir!
– Vale, vale.

A falta de un tercer día de diversión en el circo, por el momento el balance es de unos cien números para que nos atiendan, cincuenta citas y sigo sin haberles entregado una baja que debía haber entregado la embajada española en Irlanda. No sé lo que ocurrirá el martes pero estoy acojonado. A ver si consigo que mi padre pregunte por la mujer barbuda.

– ¿Es usted la mujer barbuda?
– No, ¿por qué me hace esa pregunta?
– Porque con el circo que tienen ustedes aquí montado, ¡¡alguna tiene que ser!!

6 Responses to “Un Día en el Circo (II)”

  1. elzorrocloco Says:

    Parece talmente el diálogo de una película, me he partido con lo del martes XDD Al final te será más sencillo volverte a Irlanda, verás…

  2. theearlybird Says:

    No sé yo, porque allí ya me han dado de baja. Basicamente, yo sé dónde vivo y todos ellos saben dónde vivo, pero el tema no termina de cerrarse. Son unos cachondos.

  3. oria Says:

    Espero que al menos acompañes a tu padre.

  4. theearlybird Says:

    ¿En serio? ¿Tengo que acompañarle? Le he endiñado toda la documentación (un par de hojas, tampoco mucho) y hasta mi DNI. Si no hay cambios no tenía pensado ir con él. Pensaba ir a la oficina a hacer que trabajo. ¿Me vas a hacer sentir culpable? 🙂
    Espero que sea una nueva aventura y que luego me la cuente con pelos y señales, jajajajaaa

  5. oria Says:

    Te salvas porque estás trabajando

  6. theearlybird Says:

    Fiuuuuuuuu…
    Salvado!! 😀

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s