Archive for March, 2009

Cocidito Madrileño

March 26, 2009

Otra historia añeja ocurrida meses atrás.

Imaginar el siguiente escenario. Piso con sistema de calefacción state-of-the-art. Ningún radiador. En lugar de calentar con radiadores, el sistema está instalado en el suelo y éste es el que calienta la casa. Para subir o bajar la temperatura “del suelo”, se dispone de 3 cacharritos con una ruedita que se gira. Estos cacharros se comunican con la caldera de forma inalámbrica y uno de ellos se encarga del salón, otro de un dormitorio y el tercero del dormitorio de invitados. Pero los 3 son exactamente iguales. Los puedes llevar de un lado para otro, tenerlos todos en el cajón de la mesilla al lado de la cama, dentro de un armario o, lo más común, cada uno en la habitación a la que corresponde.

Imaginar ahora que el controlador del salón está en el salón (todo bien), pero los del dormitorio y el dormitorio de invitados están intercambiados (todo no tan bien).

A dormir todos. Ocupen sus habitaciones y déjense caer en la inconsciencia.

Dormitorio: Parece que hace fresquito. Vamos a subir la calefacción.
Dormitorio de invitados: Vaya noche más calurosa, voy a bajar la calefacción.
Dormitorio: Cada vez hace más frío, dale más caña.
Dormitorio de invitados: ¡Qué calores! ¿Estaré embarazado? ¿Menopausia quizá? Menos calefacción al canto.
Dormitorio: Mira, lo mejor será poner la calefacción al máximo.
Dormitorio de invitados: Casi que quito la calefacción. Para que luego digan que en Irlanda hace frío.

Resumiendo. A grandes rasgos ésta es la preparación de un cocidito madrileño. Yo era el de la habitación de invitados. El que al día siguiente se despertó boqueando como un pez fuera del agua.

Así que vosotros. Sí, vosotros sabéis quiénes sois. Cuando vuelva por vuestra casa voy a pillar los wireless state-of-the-art controllers, los voy a “barajar” y a colocar donde quiera. “Sus” vais a enterar.

Rain Indoors

March 9, 2009

Hogar, dulce hogar. Llegar a casa, relajarse, ir al baño y encontrar agua cayendo por la bombilla, por el extractor / ventilador y, justo fuera del baño, por una rendija de ventilación. ¿Relajarse dije? Bocazas…

¡¡¡Aaaahhhh!!! ¡¡Está lloviendo en mi baño!! ¡¡Y fuera no!! Me voy a la calle entonces.

¡Ah, no! Que es el zulo y tengo vivir en él. Entrando en modo “¿¿Pero qué broma es ésta??”

Llamada al casero para preguntar cómo se para la lluvia dentro del baño. ¿No podía haber puesto un jacuzzi en lugar de un sistema de lluvia cubierto? Brillante respuesta: “¿Has llamado al vecino de arriba?”. Hay que ver cuánta sabiduría. Pues no, no he llamado al de arriba. No parece mala idea. Incluso tiene cierta lógica, jijijiji.

Llamo a la puerta del vecino mientras piso la moqueta mojada del descansillo. El agua ya ha salido de su casa. Nadie contesta.

Vuelvo a llamar al casero. “¡Necesito parar la lluvia en el baño! Por cierto, además de lluvia, ¿debería esperar rayos y truenos?”

Enciendo la luz del baño y empieza a sonar a agua hirviendo por la zona del casquillo de la bombilla. Apago. ¡Ops! Me ha dado un pequeño calambre el interruptor. Igual ha ayudado estar pisando una moqueta mojada al apagar la luz. Para mí esto ya son los rayos y truenos.

Última llamada al casero. “Haz lo que quieras, pero el barco se hunde y yo soy la rata que lo abandona ahora mismo. Nos vemos.”

Mochila: Ropa, pijamita, toalla, trastos del baño, portátil, libro para leer en el autobús de camino al trabajo, bote de café soluble… Sí, qué pasa. Me llevé el bote de café. Por las mañanas no estoy para virguerías. Necesito cosas simples. Calentar leche, añadir café, beber. Cualquier cosa más difícil se me hace imposible.

El resto de la semana, refugiado en casa de unos amigos. Al menos lo eran antes de la convivencia. Convivir conmigo no es fácil.

La “reparación” por el agua caída del piso de arriba, un exitazo. Tras unos días teniendo poco éxito (entre poco y nada) con el casero, todo el lío se secó. Así que al llegar el fin de semana volví. Ahí fue cuando por fin me visitó el casero para mirar un poco todo. A esas alturas no parecía haber peligro de nada, pero ya que me han hecho la putada, al menos que el tío se moleste en venir a ver el panorama. Eso y que me confirmase que no moriré electrocutado en la ducha. Nadie quiere morir electrocutado. Y menos en pelotillas en la ducha.

Pork Loin Chops Boneless

March 8, 2009

Día festivo. Levantarse, ducharse, ponerse gayumbos. Uhm, parece que estos gayumbos empiezan a apretarme. Inmediatamente, la circulación se ve claramente afectada. Tras un rato, los niveles de hormonas masculinas caen sensiblemente. De repente tengo necesidad de mirarme en el espejo a ver si estoy mona. Uhm, quizá un cambio de corte de pelo. O unas mechas. Algo casual. Uno de esos cortes casual que necesitan 20 minutos delante del espejo para salir a la calle como si no te hubieras peinado. Hay que joderse.

Tras más tiempo, los niveles han bajado tanto que empiezo a creer entender los colores que hay tras nombres como blanco hueso, blanco marfil, blanco ROTO (¿?), … Asustado ante la posibilidad de que la situación se convierta en irreversible, aborto el experimento y me cambio de gayumbos. El blanco vuelve a ser blanco. Punto.

Tras la introducción (¿ein?), el otro día en la carnicería (sección “todo ya empaquetado” que es la que yo entiendo), cogí una bandeja de aquí, una de allá y otra más de por ahí. Se lo di todo al carnicero, lo metió en una bolsa, me cobró y hasta luego, Lucas.

Al llegar a casa, me doy cuenta que me he llevado el cartel con el precio de una de las secciones.

foto-02651
Fascinante. Ahí me di cuenta del REDUCED. En su momento el precio no me pareció tan reduced.

Hay que ver lo que escribe la gente cuando no tiene nada que decir.

Lablabi (Tunisian Chickpea Soup)

March 8, 2009

Otra receta para que parezca que cocino, cuando la verdad es que “cuando se da el caso y cocino”, hago fotos de cara a la galería.  🙂

Enlace original:
http://www.congocookbook.com/soup_and_stew_recipes/lablabi.html

Tremenda la dirección: CongoCookBook. La gente está muy mal y encuentra recetas en unos sitios rarísimos.

Ingredientes

– 2 tazas de garbanzos secos o 4 tazas de garbanzos cocidos (450 ó 900 g)
– 4 – 6 dientes de ajo machacados
– 1 cucharada sopera de salsa harissa
– 1 cucharada sopera de comino molido
– sal
– zumo de un limón
– 6 cucharadas soperas de aceite de oliva
– pan del día anterior roto en trozos
– 4 tazas de caldo de pollo (opcional)
– cebollas (opcional)
– zanahorias (opcional)
– alcaparras (opcional)
– perejil (opcional)
– huevo pasado por agua (opcional) (5 min en agua hirviendo, enfriando el huevo al pasar esos 5 min)

La salsa harissa tiene origen en Túnez y se trata de una salsa picante hecha con chiles picantes, ajo, comino, cilantro, alcaravea (sea lo que sea eso) y aceite de oliva. Suele servirse con cuscús y se usa en sopas y estofados.

foto-0183
Preparación

Cortar finamente la cebolla, la zanahoria (cantidades a elegir) y el ajo y sofreír unos minutos en un poco de aceite. Agregar los garbanzos y el caldo de pollo (o agua). Llevar a ebullición.

Cuando empieza a hervir, añadir la salsa harissa, el comino molido, el perejil y, si es necesario, sal. Hervir a fuego suave 10 min.

Justo antes de servir, añadir el zumo de limón, los trozos de pan, las alcaparras y el huevo pasado por agua. Servir caliente.

En lugar de con huevo (o a la vez), el lablabi va bien con pescado a la plancha.

foto-0184

Comentarios

– Tiempos de cocción para el huevo echándolos en el agua ya hirviendo (aunque depende del tamaño y de la temperatura del huevo). Añadir al agua una cucharada sopera de sal para que la cáscara no se agriete. Una vez pasado el tiempo de cocción elegido, enfriar los huevos con agua fría:
– Clara apenas cuajada y yema líquida: 3 min
– Clara cuajada y yema blanda: 4 min
– Clara bien cuajada y yema cuajada pero blanda en el centro: 6 min
– Clara y yema perfectamente cuajadas (huevo duro): 10 min
– Esta marranada está rica, y es fácil de hacer. Incluso quedaría bastante similar sustituyendo la harissa por otro tipo de salsa picante hecha con chile o incluso, creo yo, por un poco de tomate frito para el que no le guste el picante.
– El huevo pasado por agua me quedó precioso para la foto. Esto… un momento. ¿Qué tipo de comentario gay es ése? (pregunta aplicable al post completo)

Prawns Saganaki

March 4, 2009

Fusilandooooooo, fusilandooooooooo. Otro post fusilado. Ellos creen que tienen alguna posibilidad de ganar la absurda competición de recetas en el blog. Pero no va a ser posible. Tengo un as en la manga. FUSILAR. Una vez más.

Ellos dicen que este plato griego es adictivo y que cada vez que lo toman les traslada a parajes más soleados. Malditos. Si yo lo he probado aquí, eso significa que… ¡mierda! Me va a trasladar a parajes nada soleados. Y encima ventosos. De aquí no hay salida ni con la imaginación.

Ingredientes

– 180 g de gambas ya peladas o 300 g de gambas con piel
– 150 g de queso feta
– 200 g de tomate en lata troceado
– 2 tomates pelados y cortados a rodajas (¿pelados? Nooooo)
– 1 cebolla grande troceada fino
– 125 ml caldo de verduras (o, mejor, vino blanco)
– 1 diente de ajo majado
– 1 guindilla pequeña machacada (opcional)
– 1/4 cucharadita de miel
– 1/2 cucharada de orégano
– 1 ramillete pequeño de perejil fresco troceado
– 1/8 de cucharadita de comino molido
– Sal
– Pimienta negra molida
– Aceite de oliva
– Buen pan

Preparación

Saltear las gambas un poco con algo de aceite y reservar. Sofreír la cebolla y una vez sofrita (unos 8 min), añadir al ajo, el tomate de lata, el comino, la guindilla y la miel. Dejar a fuego medio 8 – 10 min hasta que se evapore gran parte del líquido. Añadir el caldo de verduras, el orégano, el perejil y la sal (poca, porque el queso feta es bastante salado) y la pimienta negra. Dejar cocer unos 8 min.

Mientras, trocear el queso feta (bien picadito) y hacer rodajas con los tomates.

Encender el horno a 180 grados. Retirar la salsa del fuego, opcionalmente, pasar por la picadora y ponerla en una bandeja de horno. Añadir el queso feta y mezclar todo bien. Colocar sobre esto las gambas peladas y encima de todo las rodajas de tomate. Añadir un pequeño chorro de aceite de oliva por encima.

Foto antes de terminar las capas y de ir al horno.

foto-0266

Meter en el horno 15 min.

Mejora si se echan unas gotas de limón o lima antes de comer.

Probar con pollo en lugar de gambas.