Archive for September, 2008

Irish National Botanic Gardens

September 27, 2008

El jardín botánico de Dublín se encuentra a unos 30 min andando desde el centro de la ciudad. La entrada es gratuita y el parque está lleno de árboles, plantas y demás sujetos clorofílicos. Bonito, aunque mi mayor éxito en el lugar fue distinguir un árbol (de “fabricante” desconocido) de una lechuga (de tipo… lechuga verde).

Para mí, lo mejor del parque son las ardillas. Hay muchas y están relativamente acostumbradas a la gente, así que no es difícil hacer que se te acerquen cuando les ofreces algo de comer. Más fácil si no es fin de semana o festivo porque hay menos gente y, sobre todo, menos niños corriendo detrás de ellas.

Así que tras alguna sugerencia, sobre tener cuidado por si alguna tuviera la rabia o, mejor aún, estuvieran colocadas y agresivas como las de Londres, allí fui con algunas nueces. Y éste es el resultado.

Ardilla esperando en plan “Me has dado una nuez. ¿Me das otra o qué?”

Ardilla con la nuez en la boca tras acercarse y recogerla.

Ardilla dando cuenta del botín

Ardilla desesperada: “¿Dónde tienes la nuez, maldito?”

El siguiente paso es llevar cacahuetes hot spicy (bien frotados con chiles para potenciar el efecto) y ver la reacción que tienen. Reconozco que esto se me pasó por la cabeza, pero no soy tan cabroncete como para hacerlo.

Advertisements

Powerscourt Waterfall

September 14, 2008

Excursión a la cascada de Powescourt con unos amigos y con una planificación desastrosa. 🙂

– ¿Vamos mañana a Powerscourt?

– No sé… (aaaah… capacidad de decisión es lo que me sobra…)

– ¿Tienes algo que hacer mañana?

– No, pero es que…

– Pues entonces vamos y como se te ocurra rajarte no sabes la que te espera

– Entonces… ¿vale?

El plan se concretó cogiendo el 44 en el centro desde la primera parada hasta la última (1h de camino), y una vez allí andar los 7 km que hay hasta la cascada. Esta es la parte que no pensamos demasiado. 7 km en cada sentido están bien en coche. Pero andando… Menos mal que el resto sí que estaba planificado. Ni llevábamos apenas comida (pensábamos comprarla por el camino), ni ninguna preparación ante la posibilidad de lluvia y estar empapados durante horas. ¿Lluvia en Irlanda? Rumores…

En Powerscourt son conocidos sus jardines y la cascada. Así que entre unas cosas y otras (aunque no llegamos a ver los jardines realmente), hicimos unos 20 km de caminata.

Para visitar jardines y cascada, lo mejor es ir en coche, pero en ese caso no disfrutas de pasar varias horas andando por unos caminos muy bonitos. Si el tiempo acompaña, claro. En cualquier caso, no parece que andar los 7 km sea una opción con muchos seguidores, porque no nos cruzamos con nadie por el camino.

Una vez que llegas, hay una barrera en la carretera donde un payo ránger te cobra por pasar. Aunque vayas andando. Es gracioso que te cobren por ver una cascada. Supongo que pagas por su mantenimiento, que consistirá en un tío vaciando botellas de agua mineral en lo alto de la misma.

Y como parece ser que a las 17.30h el señor del peaje se las pira, y ya no es necesario pagar, supongo también que el del agua mineral hace lo propio y la cascada “se apaga”. ¡¡CUTRES!! ¡¡Que el negocio está en los servicios que tengáis en las inmediaciones de la cascada!!

El agua tiene un color rojizo

Al final, todo salió perfecto y pasamos un muy buen día. Salimos a las 11 de la mañana y regresamos a las 19h.

Otra visión “más mejor”.

Actualización: La paliza del sábado sigue pasando factura el lunes. He recibido este emilio:

“A 200 metros de casa…

La próxima vez para ver cascadas nos vamos al canal… Me duelen las patas!!!!”