Archive for May, 2008

Mi Chubasquero

May 26, 2008

El viernes mi chubasquero me dejó. Descanse en paz. O no, porque el cabrón que lo tenga ahora estará tan contento. Se ha puesto fin a un año poniéndome el mismo chubasquero hasta para dormir. Vale, ya sé que normalmente voy bastante desharrapado, prefiero desgarbado, jejejejeee, pero es que la ropa me da bastante igual. Me jode ver lo que cuestan dos trapos (para mí lo son), pero sobre todo, lo de ver una tienda llena de ropa que me parece toda igual. Y si sólo fuera una tienda… Comprar ropa es un proyecto que me viene grande. Y así visto, claro.

Ya tengo sustituto para otros no sé cuántos meses. Más de lo mismo. Otro chubasquero azul, waterproof, windproof y breathable. Que no se diga que no evoluciono. Aunque en realidad es poco más que un plástico, para mí es lo más cómodo para la vida que hago en Dublín. Mejor que un abrigo. Pero como pierda éste en poco tiempo, me voy a mosquear y me voy a comprar un rollo de plástico de cocina de envolver alimentos con el que darme un par de vueltas.

Lo perdí en un pub. Insisto en que no salgo mucho de pubs, pero últimamente he salido alguna que otra vez. Esta vez sí que iba contentillo, así que cogí el famoso chubasquero para irme, me lo enganché al bolsillo del pantalón, me empecé a despedir de mis amigos y cuando fui a cogerlo de nuevo, ya no estaba. Entre la cantidad de gente que había, la poca luz del sitio, las pocas luces que me quedaban a mí y que no lo veía por el suelo, decidí hacer otra apuesta segura. Ir a preguntar a una de las camareras (¿barmaid?) que no suelen estar hasta las narices ni nada de atender a gente cocida. Porque un pub no se inventó para degustar cervezas… Por supuesto, elegí a la barmaid española, porque yo quería saber si se podía hacer algo al respecto y porque el nivel de ruido de un pub no permite lucir mi inglés como es debido.

La respuesta fue que todo lo que se encuentran las limpiadoras al día siguiente por la mañana, lo llevan al hotel que hay al lado del pub y que preguntase allí. Y allí fui a preguntar al final de la mañana siguiente. Como no lo tenían y el pub volvía a estar abierto, me dijeron que terminara de confirmar la pérdida en él otra vez. Y cuando entré en el pub, me encontré con que la única barmaid que había era la española.

Volví a preguntarle y como allí no había nadie a quien poner una pinta, estuvimos hablando un rato largo.

Se suponía que por entonces yo tenía que estar terminando un bizcocho para llevar a un cumpleaños en el que tenía que estar más o menos a esas horas. Pero tras el día anterior, me levanté tarde y ya no había nada que hacer. Desastre. Al cumpleaños fui sin bizcocho. ¿Bizcochos? Sí, estoy un poco mal de lo mío. Me lo haré mirar.

Pero yo seguía teniendo los ingredientes en casa, y las opciones eran hacer el puñetero bizcocho o comer peras durante dos semanas, así que el domingo temprano me puse a prepararlo.

Y aquí llega el momento en el que mi cabeza hace algún tipo de conexión que no viene mucho a cuento, y como la chica me cayó bien, se me ocurrió llevarle uno de los trozos que iba a regalar (yo no podía ni de coña con todo el bizcocho). Así que ahí estaba yo un domingo a las seis de la tarde en un pub semi-vacío con un tercio de bizcocho para regalar a una chica a la que había visto dos veces antes. Y no sólo no me lo tiró a la cabeza sino que se alegró un montón porque no se esperaba eso (nos ha jodido, yo casi tampoco) y a mí verla tan contenta me alegró la tarde.

Y tras el tiempo justo en el pub para darle el bizcocho, seguí con la ronda para deshacerme de otro tercio. Definitivamente, soy más impredecible que Espinete en una fábrica de condones…

Advertisements

Summer Project Event 2008

May 15, 2008

Pues sí, pues sí, pues sí. En mi empresa / circo seguimos haciendo el moñas from time to time (fíjate, ya soy tan gilipollas que pongo cosas sueltas en inglés). Tras el paintball y el karting del año pasado, este año tocó deportes acuáticos en el Grand Canal Dock. Preferiría que me dieran formación en IT, pero hacer el memo una tarde cada seis meses es más barato.

El Magnífico Canal se une al Liffey en una especie de gigante bañera, según ellos 42 acres de fresca agua limpia, donde hay cuatro barcos y donde se encuentra el Surf Dock. Decidí no investigar lo de fresca agua limpia para no rechazar la invitación de la empresa.

El sitio no invita precisamente a ningún baño, más bien lo contrario, pero nos vistieron con trajes de neopreno (que me puse sin pensar en su procedencia y/o posibles usos anteriores), botines y salvavidas (just in case someone is left unconscious) y estuvimos remando en kayaks, pedaleando en unas tablas de surf que tenían acopladas pedales y manillar y trasteando con tablas de windsurf. Yo lo de la tabla de windsurf no lo intenté. Curiosamente en Dublín nunca apagan el ventilador, pero esa tarde no hizo NADA de viento. Así que lo del windsurf perdió el nombre y la gracia.

Al final, entre coña y no coña, tres nos tiramos al agua sin traje de neopreno. Con esto pensaba decir que me había bañado en el Liffey y sobrevivido, pero sólo podré decir que me bañé en el Grand Canal y sobreviví. Eso sí, porque esto fue hace una semana. Aunque igual el periodo de incubación de lo que cogí allí es mayor a una semana…

Tras el rato de deporte y una ducha, tuvimos allí mismo una pequeña barbacoa donde lo más reseñable era que el propio “instructor” era el que hacía las hamburguesas (sólo hamburguesas, pequeña barbacoa; y cerveza, cómo no), VESTIDO CON EL TRAJE DE NEOPRENO Y CON EL SALVAVIDAS PUESTO. Tengo serias dudas de que ese traje conozca el agua.

Para no variar, y aunque ahí se terminó el presupuesto de la empresa, nos fuimos a un pub a tomar las últimas.

Y poco más, tras unos 4 botellines y 2 pintas, poco antes de las 23h volví a casa andando y mientras cruzaba un puente sobre el Liffey, miré a un lado y a otro y me tiré un pequeño (gran) cuesco. Pero debido a la cerveza, me falló la sincronización y el orden fue el contrario, así que cuando miré a un lado y al otro después del cuesco, me encontré con un tío que no estaba tan lejos y al que pude dedicárselo. En lugar de ello, aún sin estar en mi mejor momento, me dio un poco de vergüenza y aceleré el paso.

Puñetera

May 11, 2008

Grrr…

2.30h de la mañana. Últimamente apenas salgo de pubs. En realidad hace mucho que no salgo de pubs. Pero hoy he salido.

Y ahí estábamos haciendo… haciendo… ahí estábamos (yo en un pub no hago realmente nada), cuando aparece un grupo de cuatro chicas y una de ellas me parece atractiva.

Seguimos haciendo “lo que se hace en un pub”, que suele consistir en gritarse frases cortas al oído entre los amigos mientras se bebe cerveza pagada a un precio desorbitado. Evidentemente algo hago mal, porque los pubs están a reventar finde sí y finde también. Y entre coñas y no coñas conmigo y eso de que una me parece atractiva y teniendo en cuenta lo parado que soy, uno se acerca a ellas y les empieza a hablar sobre vete tú a saber qué.

Salimos a fumar (o, en mi caso, a acompañar a los que fuman). El grupo de chicas salen a fumar y vuelven al mismo sitio en el bar, así que tan mal no olemos porque hay más sitio en el bar.

Mis amigos se empiezan a ir y teniendo en cuenta que ya he hablado algo con ellas, que hace mucho que se me pasó el arroz y que ya va siendo hora de que yo también haga el idiota, y con lo único en contra de que JAMÁS he “entrado a una tía”, voy a la que me parece atractiva y poco más o menos le pregunto si quiere tomar un café conmigo otro día. Atención a lo que es “entrar a una tía de forma agresiva”, ¿verdad? Si es que como acosador no tengo precio…

Pues la respuesta antes y después (dos veces) de hablar sobre lo que ella y lo que yo hacemos en Dublín, es que no me lo tome a mal, pero que no está muy receptiva, que está muy contenta con su trabajo y con el deporte que hace nadando (¡!), pero que me den.

Joder. Qué respuesta más estúpida. Prefiero un “que te jodan”.

Una pena, porque después de hablar con ella me seguía gustando.

Cuando los planetas se vuelvan a alinear de alguna forma poco frecuente, igual vuelvo a salir de pubs y hasta a “entrar a una tía”.

Lo dicho, GRRR…

(ESTO ES UNA GILIPOLLEZ DE POST)