Archive for April, 2008

The Cliff Walk Bray To Greystones

April 27, 2008

Greystones es un pueblo costero a poco más de 30 km al sur de Dublín. Es la última parada del DART. La parada anterior es Bray. Y por lo visto, hay un largo y bonito camino con los acantilados al lado para ir andando de uno a otro.

Cómo debe hacerse este camino está perfectamente explicado por un payo ránger en otro blog más.

Yo acabo de leer ese post tras volver de la caminata, así que ahí va otra TheEarlyBird Experience.

En el post se recomienda un sentido, pero yo hice el otro. Qué le vamos a hacer. Salida en Bray y llegada, a duras penas, a Greystones.

La salida prometía. 14 grados (perfecto) y prácticamente ausencia de viento pero unas pedazo de nubes que para qué las prisas.

Lo primero es subir la colina Bray Head.

Cima conseguida sin ayuda de botellas de oxígeno ni porteadores. Vista de Bray desde allí.

“Sospecho” que hay que volver a bajar para coger el camino hacia Greystones, pero como no quería bajar y volver a subir si estaba equivocado, pregunté ahí si podía llegar a Greystones andando desde allí mismo. Me dijeron que sí, así que me puse a andar hacia Greystones.

Sin problema. Con un chubasquero, el sobre-pantalón para lluvia de la bici en la mochila, pilas en el MP3, tres rebanadas de pan, un trozo de queso y dos manzanas (todo un festín, pero es que salí a andar a la hora de comer)… ¿qué más se puede pedir?

En la caminata me llovió un par de veces de forma suave y otras dos más fuertes y duraderas. Algún rayo de sol también hubo. Normal para el clima irlandés (excepto la casi ausencia de viento).

Como no podía ser de otra forma, al cabo de un rato andando, me perdí. El camino “principal” llegó a una puerta con candado y lo de saltarla y seguir “a saber dónde”, no parecía una buena opción en el momento, así que vuelta para atrás y probar otro camino.

Pero como no había ningún camino claro, pues a campo través directamente hacia Greystones. Al fin y al cabo estaba a tiro de piedra.

Al final conseguí salir a una carretera privada gracias a que la puerta a la misma estaba abierta (debe haber más pringados andando por la zona).

Muy bueno el aviso. Una pena haberlo encontrado al salir de la zona y no antes.

A partir de ahí, un rato largo andando, llegada a Greystones y coger el Commuter de vuelta al centro (por lo visto mi ticket de DART servía para coger un tren y volver rápida y cómodamente, porque no paró en casi ninguna parada).

Al final hice unos 8 km en unas tres horas y media. Un fenómeno. En cualquier caso, el camino está muy bien. Igual es mejor que el oficial, aunque más cansado.

Y sin nada que ver con lo anterior, he visto PERSEPOLIS de Marjane Satrapi y es una película cojonuda.

Advertisements

Happy-Go-Lucky

April 20, 2008

El viernes pasado ví esta película. No si será buena o mala. A mí me gustó, aunque como siempre habrá gente que no comparta mi “exquisito” gusto. Es una película “curiosa”, que es mucho mejor que decir que la película “tiene una excelente fotografía”, con lo que das a entender que la película es un coñazo. Esta es una conclusión, sacada hace unas semanas, por unos cuantos españoles que vivimos en Dublín mientras nos partíamos de risa. Si la crítica de una película dice “excelente fotografía”, se convierte de forma inmediata en una candidata a evitar.

Como a mí me gustó recomiendo verla y, a ser posible, en versión original. Yo me perdí algunas cosas de la película por verla en versión original, pero a cambio, ví otras tal y como se grabaron, lo cual es bastante mejor. Y una de ellas es la escena de la clase de flamenco. Yo lloré de risa. Literalmente.

Si alguien ve la película y quiere decir qué le pareció, incluyendo la escena de la clase de flamenco (u otras), me gustaría mucho que dejase un comentario.

Breadcrumbs… BREADCRUMBS!!!

April 11, 2008

Esto es un español, un indio, un negro (de procedencia desconocida) y un irlandés (presunto, que esto de presunto está muy de moda por aquello de ser políticamente correcto, no herir sensibilidades y no levantar falsos testimonios o algo así, jejjeeejejee), en un supermercado y va el español y le dice al indio…

– Where can I find breadcrumbs?

– What?

– Breadcrumbs, /bredcrams/

– Sorry?

– /breeeedcraaaams/

– A burguer?

– (Y yo que pensaba que tenía un oído de madera) No. /breeeEEeEeeedcraaaaaAAAaaAaams/

– What’s that?

– O_O Bread broken in small pieces (tiny pieces me hubiera quedado muy aparente)

– Let me ask one of my colleagues

(Aquí entran en escena el negro de procedencia desconocida y el presunto irlandés).

– Breadcrumbs.

– We don’t have that.

– … … … (No sé si atreverme) … … Do you know what is it?

– No

AHORA SÍ. ¿DÓNDE COÑO ESTÁ LA CÁMARA OCULTA?

Pero coñojodermecagoentodo, ¿cómo no vas a saber lo que son breadcrumbs en Irlanda? Pero si en este país, cualquier pescado / verdura / lo que sea que se precie, lleva un loooooovely breadcrumb coating. ¡¡Lo pone en el propio envase!! (Bueno, cuando no está “enmantequillado” hasta las cejas)

En este momento, la “reunión” informal de los breadcrumbs tenía ya demasiados miembros, así que ha salido la vena de líder que no tengo y les he dicho

– Don’t worry, probably I’m wrong. (Anda e iros a cagar los tres, cabrones… Y como alguno de vosotros me pregunte que si lo que quiero son burguers, voy a responder que sí, y cuando lleguemos a las burguers, voy a coger varias y se las voy a meter por el orificio de salida al listo de turno, que ya está bien con el cachondeo)

Esto me pasa por hacer el paleto e ir al Tesco que han abierto al lado del zulo el mismo día que lo inauguraban…

Y también creo que dejaré de tomar café tras café, porque como un día se me ocurra abrir la boquita, y teniendo en cuenta que no tengo media leche, me la van a partir en el mismo momento. Bueno, suponiendo que entiendan mi fluent English, jijijijiiiiiiii

(Por cierto, el mariquita de la TV acaba de decir Lansaroti refiriéndose a Lanzarote)

¡¡Lavadora!!

April 9, 2008

La lavadora del zulo, marca POWERPOINT (otro motivo para odiarla), hacía tiempo que estaba más para allá que para acá. No sé por qué demonios se seguía aferrando a la vida de esa manera la muy puñetera.

El funcionamiento que tenía desde que la conocí consistía en un programa de lavado único que duraba dos horas. Eso es amor al trabajo. Aún agonizando, las dos horitas dale que te pego con la ropa no se las quitaba nadie. Y tampoco es que hiciera un trabajo destacable.

Por otra parte, estaba el cajón para jabón y suavizante. Tres compartimentos físicos, pero sólo uno funcionando. Menos mal que era el del jabón para el lavado. Ahí iban el jabón y el suavizante. “Mamá rasca”… la niña del anuncio no sabía lo que es rascar.

Al final, un día empezó a perder agua durante el lavado y pude llamar al landlord para decirle que la lavadora tenía una fuga, con la esperanza de que le diera la puntilla. Y después de unos días de espera, el landlord se pasó a arreglarla. Porque el landlord del zulo arregla lo que le pongas por delante. Así viene siempre con las manos más negras que los cojones de un grillo. Esto es cierto, igual de cierto que el hecho de que me caiga bien aunque a veces desaparece y no hay forma de localizarle.

Con toda confianza se pasó por el zulo mientras yo estaba en el trabajo (eso es algo que por el momento me da exactamente igual) y la reparó. Me llamó y me dijo que estaba arreglada. Cuando volví y la ví, pensaba que estaba alucinando. Por lo visto, mientras siguiera con el mismo landlord, y eso no iba a cambiar, esa lavadora me iba a sobrevivir aunque yo viviera varias vidas.

Le había puesto en la junta del tambor con la puerta un parche de masa de lo más “rústico”, es decir, cutre. Y yo no sé qué más abrió de la lavadora, pero tenía ligeros chorretes de porquería por delante.

Tengo otra foto de la lavadora entera, pero me da vergüenza ponerla. Porque todo tiene un límite… y yo soy muy limitado… O_o

Así que me puse a probarla. La puse en marcha mientras fregaba los platos y cuando terminé, miré si había cargado agua en el tambor. No parecía tener agua ni tampoco que el programa avanzara, así que avancé el programa manualmente. Y cuando se movió el tambor, descubrí que si había agua. TODO EL TAMBOR LLENO DE AGUA HASTA ARRIBA. No sabía si había fuga de agua, pero desde luego la lavadora empezaba a estar jodida de verdad. Luego comprobé que seguía perdiendo agua. Y cuando empezó con las convulsiones durante el centrifugado dudaba entre salir corriendo, llamar a un médico o coger una silla para lavadoras e intentar domarla.

Así que volví a llamar al landlord con las novedades del arreglo y suponiendo que iba a haber un nuevo parche sobre el anterior o alguna otra sorpresa. No parece éste un tío que se rinda ante los retos. Sobre todo cuando el que tiene la lavadora rota es otro.

Y hubo sorpresa. Me dijo que me pondría otra. Eso me pareció entender por teléfono. Así que cuando por fin le vuelvo a localizar, me dice que está saliendo el zulo y que lo de la lavadora está arreglado. Que hoy mismo podría volver a lavar. Hablaría de volver a lavar con lavadora, porque al menos he hecho una lavadora a mano.

Me he debido de quedar blanco intentando imaginar lo que me esperaba al volver al zulo. Pero al final resulta que sí le entendí bien y que tras el suspense, tengo una pedazo de cacho de lavadora – secadora que desentona absolutamente con el resto del zulo.

Empieza una nueva era. La era de la ropa suaaaaave. Y la de no montar un campamento en el zulo cada vez que lavo las sábanas y tengo que secarlas.

Por cierto, como no dice cuándo viene, le debo el alquiler de este mes, que le pensaba pagar cuando se pasara por lo de la lavadora porque no se lo pude pagar en su momento. Pero el tío pasa de mí hasta para cobrar y lo de hacerle una transferencia no parece ser un tema que avance. De todas formas, así me aseguro verle una vez cada… cada… bueno, una vez cuando sea.