Archive for January, 2008

Spain 4 Erasmus (cita)

January 16, 2008

Fuente: http://www.burbuja.info/inmobiliaria/showthread.php?t=48923

You know you’ve lived in Spain when…

1.- You think adding lemonade, fanta or even coke to red wine is perfectly acceptable. Especially at lunch time.

2.- You can’t get over how early bars & clubs shut back home – surely they’re shutting just as you should be going out?

3.- You aren’t just surprised that the plumber/decorator has turned up on time, you’re surprised he turned up at all.

4.- You’ve been part of a botellon.

5.- You think it’s fine to comment on everyone’s appearance. And to openly stare at strangers.

6.- Not giving every new acquaintance dos besos seems so rude.

7.- You’re shocked by people getting their legs out at the first hint of sun – surely they should wait until at least late June?

8.- On msn you sometimes type ‘jajaja’ instead of ‘hahaha’

9.- You think the precious aceite is a vital part of every meal. And don’t understand how anyone could think olive oil on toast is weird.

10.- You’re amazed when TV ad breaks last less than half an hour, especially right before the end of films.

11.- You forget to say please when asking for things – you implied it in your tone of voice, right?

12.- You love the phenomenon of giving ‘toques’ – but hate explaining it in English

14.- You don’t see sunflower seeds as a healthy snack – they’re just what all the cool kids eat.

15.- You know what a pijo is and how to spot one.

16.- Every sentence you speak contains at least one of these words: ‘bueno,’ ‘coño,’ ‘vale,’ ‘venga,’ ‘pues nada’…

17.- You know what ‘resaca’ means. And you probably had one at least once a week when you lived in Spain.

18.- You know how to eat boquerones.

19.- A bull’s head on the wall of a bar isn’t a talking point for you, it’s just a part of the decor.

20.- You eat lunch after 2pm & would never even think of having your evening meal before 9.

21.- You know that after 2pm there’s no point in going shopping, you might as well just have a siesta until 5 when the shops re-open.

22.- If anyone insults your mother, they better watch out…

23.- You know how to change a bombona. And if you don’t, you were either lazy or lucky enough to live somewhere nice.

24.- It’s not rude to answer the intercom to your flat by asking ‘Quien?’ (or maybe that was just my flatmate…)

25.- You don’t accept beer that’s anything less than ice-cold.

26.- The fact that all the male (or female) members of a family have the same first name doesn’t surprise you.

27.- The sound of mopeds in the background is the soundtrack to your life.

28.- You know that the mullet didn’t just happen in the 80s. It is alive and well in Spain.

29.- You know the differenc between cojones and cajones, tener calor and estar caliente, bacalao and bakalao, pollo and polla, estar hecho polvo and echar un polvo…and maybe you learned the differences the hard way!

30.- On a Sunday morning, you have breakfast before going to bed, not after you get up.

31.- You don’t see anything wrong with having a couple of beers in the morning if you feel like it.

32.- Floors in certain bars are an ideal dumping ground for your colillas, servilletas etc. Why use a bin?!

33.- You see clapping as an art form, not just a way to express approval.

34.- You know ensaladilla rusa has nothing to do with Russia.

35.- When you burst out laughing every time you see a Mitsubishi Pajero

36.- You have friends named Jesus, Jose Maria, Maria Jose, Angel, maybe even Inmaculada Concepcion…

37.- You know that ‘ahora’ doesn’t really mean now. Hasta ahora, ahora vuelvo…etc

38.- When you make arrangements to meet friends at 3, the first person turns up at 3.15…if you’re lucky!

39.- Central heating is most definitely a foreign concept. In winter, you just huddle around the heater under the table & pull the blanket up over your knees…and sleep with about 5 blankets on your bed!

40.- Most women under 30 own a pair of those attractive ‘Aladdin’ style trousers with the crotch around the knees (you know what I mean!)

41.- Aceite de oliva is ‘muy sano’, of course. So you help yourself to a bit more.

42.-When women think that clear bra straps are in fact invisible.

43.- When it’s totally normal for every kitchen to have a deep-fat fryer but no kettle.

44.- Te cagas en la leche….

45.- To avoid that cheap Eristoff vodka you have to ask for ‘un esmirnoff’

46.- When you know what a guiri is / have been called one

47.- When you add ‘super’ in front of any adjective for emphasis

48.- When it’s completely normal for men and women to have at least one facial piercing

49.- When you pay for something that’s, say, 8.50, you always ask, ‘Quieres el cincuenta?’

50.- Blonde girls actually start to think their name is ‘rubia’

51.- When you accept that paying with a 50 euro note is going to get you a dirty look if you’re buying something that costs less than 40 euros

52.- If something is great, it’s ‘de puta madre’

53.- You can eat up to 5 times a day – first breakfast, 2nd breakfast around 11.30, almuerzo, merienda, cena

54.- You know the jingle for Los Cuarenta Principales…

55.- If you see someone wearing a T-shirt with something written on it in English, you can almost guarantee it won’t make sense. (Pebble Night was a personal favourite)

56.- When you go into a bank/bakery etc, it’s standard practice to ask ‘Quien es la ultima?’

57.- Who needs a dryer when you have a washing line outside the window of your apartment?

58.- You know what ‘marcha’ and ‘juerga’ are. (Of course!)

59.- You are more likely to call your friends tio/a, nena, chaval, macho or even tronco than their real name.

60.- Love it or hate it, you can’t escape reggaeton…

Tecleando

January 14, 2008

Pedazo de cacho de descubrimiento en Windows… ¡¡Por fin las teclas de mi portátil escriben lo que tienen escrito sobre ellas!! ¡Y más! El funcionamiento del teclado ha quedado casi exactamente (nada es perfecto) como tanto deseaba y tan poco había investigado. Y sin virguerías informáticas. ¡¡Sólo un poco de sentido común!! El que por lo visto tanto me falta…

Todo comenzó un lluvioso día que… Bueno, en realidad lo único que pasó fue que me compré un portátil y teniendo en cuenta que en el trabajo usaba un teclado inglés y el mío era español, me estaba volviendo loco (ya será menos), así que lo pedí con el teclado inglés. Al final, el artista que me atendió en DELL me puso un teclado americano en el pedido, pero no hay problema porque no sé distinguir un teclado de otro, así que puede estar tranquilo. Por mi parte, no habrá quejas. Incluso me gusta más el americano. Y no sé cómo es el otro, pero ya le he cogido cariño a éste. Aunque ahora que lo pienso, no estoy seguro de lo que tengo por teclado ni me importa.

La única vez que intenté algo al respecto fue hace unos meses. Busqué por Internet algún pequeño programa que dejara reconfigurar determinadas teclas para que escribieran determinados símbolos. La curiosidad me duró un par de días (ahí es cuando conseguí el premio a la tenacidad) y no conseguí nada satisfactorio. Al menos para mí.

Y hoy me ha dado por probar combinaciones de idioma y de teclado en el Panel de Control de Windows. Tras millones de combinaciones, concretamente tres, he dado con la adecuada y se me han saltado las lágrimas. La combinación ganadora ha sido, Idioma Inglés (Irlanda) y Teclado Estados Unidos – Internacional y la combola el 6. Por ejemplo. Lo escribo porque se me olvidará. Seguro que es mejorable, pero esto de buscar los símbolos que necesito en las teclas, en lugar de aporrearlas todas e ir viendo lo que sale en pantalla, es una sensación indescriptible.

Poner acentos, diéresis, escribir eñes, abrir interrogaciones y exclamaciones… ¿Qué más da si luego no las uso? De momento, ahí están. Y para los acentos, incluso me parece más cómodo que en un teclado español. áéíóú ÁÉÍÓÚ ¿¡ ü ñÑ. Ahí queda eso. Descubrimiento amortizado.

Después de este exitazo, me veo con fuerzas más que suficientes como para abordar nuevos y desafiantes retos. Ahora mismo voy a meter la toalla de la ducha en la lavadora. A ver qué pasa. ¿Quién dijo guarro? Digo… ¿quién dijo miedo? Se acabó la teoría de “Si al salir de la ducha estoy limpio, ¿para qué voy a echar a lavar la toalla?”

Tras tanta excitación, me relajo, valoro el triunfo conseguido, releo lo que he escrito y pienso: “¡Qué vida más triste! ¿No?”

Volare

January 6, 2008

¡Qué cariño estoy cogiendo a los aeropuertos! Al volver de Madrid a Dublín, un vuelo de dos horas y media de duración tuvo un ligero retraso de 7 horas. Tras todo ese tiempo, ahora tengo mono y me planteo volver al aeropuerto a pasar parte del finde.

Mi vuelo salía a las 18.30h del jueves, así que ahí estaba yo a las 16.30h en la cola de facturación. Los mostradores abrieron a eso de las 17.00h o más tarde. Antes de abrir los mostradores había una cola que se transformó en dos tras su apertura. Por supuesto, la segunda fila se formó en ese momento con gente recién llegada al aeropuerto.

Mis padres me acompañaron al aeropuerto para despedirse allí de mí y ellos estaban más mosqueados que yo. La verdad es que yo, más que mosqueado, estaba cansado. Mi madre iba y venía de la cola a los mostradores. Y en eso llegaron las 18.00h y yo seguía en la cola de facturación.

Aquí volvió mi madre una vez más de los mostradores y sin más explicación, me dice: “Sígueme”. Inexplicablemente le hice caso. ¿Sería por la cantidad de argumentos recibidos? ¿Por la seguridad del “Sígueme” aunque se podía suponer que no había nada en que basar tal seguridad? Así que le seguí y me dijo: “Ponte ahí que tú eres el siguiente”. Aquí es donde empecé a arrepentirme de hacerle caso. ¿Cómo es posible que le haga caso sin pensar, como si yo tuviera dos años?

Por lo visto, mi madre consiguió desbordar al supervisor del personal de facturación de RyanAir dándole la brasa con que, dada la mala organización, estaba facturando gente que había llegado mucho después que yo (la segunda fila formada al abrir los mostradores). Pero el supervisor cedió sin saber que luego tendría que pegarse con un montón de personas en lugar de con mi madre únicamente.

Y cuando me salí de la cola, algunos que estaban detrás de mí en ella, me siguieron. Así que de repente me encontré en mitad de un chaparrón, sin explicarme cómo puedo dejarme meter en estos líos sin rechistar.

Así que no me quedó otra que hacerme el tonto, magnífica actuación por cierto, y facturar mientras, a unos metros, oía quejas que eran contestadas por mi madre con un invariable “Facturamos ahora porque me lo ha dicho este señor. Hablen con él”. Bochornazo. Y no sólo eso. Yo pensaba que iba a salir calentito de ahí.

Facturé, incluso cuando por la hora la facturación debía estar cerrada, y me largué de ahí mirando al suelo y dejando que el resto se pegaran entre ellos. Me despedí de mis padres y me fui a pasar el control de seguridad.

Una vez dentro de la zona de embarque, el vuelo tenía ya un retraso de 5 horas, así que me fui al punto de información a preguntar. La respuesta fue que el vuelo tenía retraso de 5 horas, que la puerta del embarque era tal (por supuesto al final de la terminal, para que no montásemos un lío en medio de todo el mundo) y que esperara allí a uno de RyanAir que iba para allá a dar explicaciones y a repartir unos cupones para tomar un sándwich y un refresco. Encontré al payo de RyanAir una hora y media y cuatro visitas al punto de información después de esto.

En la espera, el vuelo se retrasó otra hora más, y alguien decidió largarse, así que cuando nos contaron dentro del avión, no salían las cuentas, y tuvieron que encontrar a quién faltaba para sacar su equipaje del avión por “motivos de seguridad”. Otra hora más esperando dentro del avión.

Finalmente despegamos a la 1.30h del viernes. Y cuando se despega de noche, el procedimiento de vuelo indica que deben apagarse las luces de la cabina. Los motivos son obvios. Primero, para no deslumbrar al piloto. Y segundo, para no ser una verbena volante llena de luces que despierte a los vecinos del aeropuerto.

Y una vez que el avión despega y coge altura, las vuelven a encender. Pero como son unos cachondos, aprovechan el rato de penumbra para cambiar las bombillas de la cabina por unas con el triple de potencia, de forma que cuando la luz vuelve, en el rato en el que te habitúas a la nueva luz, no sabes si has despegado, si estás en el cielo con los angelitos o en un anuncio de Ariel con todo blanco – blanquísimo.

Llegué a las 3h del viernes, recogí el equipaje y un taxi hasta el zulo.

Al llegar a casa, comprobé que los tiradores de la cremallera de la maleta habían sido partidos y el candado había desparecido. Así que ahora tengo una maleta muy incómoda de abrir y cerrar e imposible de cerrar con un candado.

Conclusión: Retraso de 7 horas, pago de un taxi para ir a casa y equipaje dañado.

En el aeropuerto de Madrid puse una reclamación. Y en el de Dublín quise ponerla pero en el mostrador de RyanAir sólo había una chica que la única cosa que hacía era dar pequeños papeles con la dirección postal y el fax de Atención al Cliente de RyanAir.

Así que el viernes escribí una carta de queja a RyanAir con todo y se la mandé por la tarde, adjuntando copia de la tarjeta de embarque, copia de la reclamación puesta en Madrid y foto del daño ocasionado a la maleta.

¿Tendré algún tipo de premio o se reirán de mí otra vez? Me da que ambas opciones tienen las mismas posibilidades.

Navidad 2007 (II) – El Belén

January 1, 2008

Por fin he podido disfrutar de “El Belén” en casa con mi familia. A primera vista impacta un poco, pero tras una explicación, todo encaja.

foto-0166.jpg

Explicación (de izquierda a derecha):

– El demonio, que no es muy demonio, representa la tentación. Está apartado porque nadie le hace caso, lo que significa que nadie ha caído en la tentación.

– Una muñeca gigante que no pinta nada, pero que sirve para sujetar al Papá Noel. Sobre él todavía no se ha planteado la duda de que pinte algo en el Belén.

– Virgen número uno con niño. Había dos vírgenes y no se iba a dejar a una fuera “en estas fechas tan entrañables”.

– Gallina, vaca, perro y oso. Lo normal.

– Dos pastorcillas gemelas con un bebé que es más grande que ellas. En realidad son trillizas, pero dos han reconocido al bebé y la tercera se ha enfadado y se ha ido con otro niño y está a la derecha de “El Belén”.

– Una rana verde porque en el campo ha habido ranas de toda la vida.

– Un ángel y otro par de niños. Será por niños. En este Belén se olían lo de Herodes.

– El misterio en el centro.

– Dos reyes. Uno de azul y otro de rosa. Y uno de ellos no está comprobado que sea mago. El negro no está, no por racismo, sino por impuntualidad. Uno de los dos reyes magos no lleva nada (estaba a cargo del oro). Porque éstos llevan oro, incienso y sidra. El incienso lo lleva “el negro”. Y se llama “el negro” porque es el único acuerdo familiar al que se ha llegado. La discusión está en si “el negro” es Baltasar o Melchor. Los camellos no aparecen porque están aparcados un poco alejados del portal para no asustar a la gente, y comiendo cactus como todo el mundo sabe.

– Otras dos gemelas. En este caso, pastorcillas con oveja. A una de las ovejas se le había caído la cabeza. Esta vez, no hubo milagro. O sí, súper glue.

– Y luego hay lo que parece un muñeco de nieve… No se sabe con certeza lo que es pero no puede ser de ninguna manera un muñeco de nieve a pesar de su aspecto. En Jerusalem hace demasiado calor para estas tonterías. Las últimas investigaciones sobre el tema apuntan a que puede ser Miliquito.

Para finalizar, la respuesta es sí. Esta Navidad la estoy pasando en el psiquiátrico. Lamentablemente, mañana me dan el alta.