Fugitivos

Esto no me lo esperaba. Pensaba que las situaciones surrealistas sólo me pasaban a mí. Pero por lo visto, es de familia.

Volvíamos de tomar unos mari-pintxos en San Sebastián (otra vez caerán unos pintxos contundentes). En una de las rotondas, teníamos que ir a la izquierda, pero unos señores guardias habían puestos unos conos y había que coger la primera salida para luego dar una vuelta de un par de kilómetros antes de volver a entrar en la misma rotonda y poder volver a casa (Navarra). Nosotros no sabíamos hasta dónde teníamos que ir antes de poder dar la vuelta y volver a la dichosa rotonda. Así que al pasar al lado de uno de los guardias, que estaría hasta el gorro de estar soplando el silbato para que la gente circulara, mi padre empezó a hacerle señas para decirle que nos indicara qué hacer para coger la dirección que queríamos (ya que ellos habían montado el pitote). El guardia exageró aún más sus movimientos para que no parásemos y continuásemos la marcha. Y en eso que mi padre, por la rabia y la chulería que entendió en el guardia (el guardia estaría hasta los huevos de la gente intentando parar en lugar de seguir), le grita:

– ¡¡¡ ME CAGO EN TU PADREEEEEE !!!

Oigan. ¡Qué chorro de voz!

Y con unos reflejos y una educación impresionantes, el guardia contesta:

– ¡¡¡ Y YO EN EL SUYOOOooooooo!!!

Esto podía haber terminado aquí, peeeeeero, ahí estaba mi hermana para defender a su progenitor, contra viento y marea, así que gritó por la ventana…

– ¡¡¡ CAPULLOOOOOoooooooo !!!

Y hasta aquí, la situación era ya bastante “graciosa”, pero resulta que en la primera rotonda había que dar la vuelta, PARA VOLVER POR EL MISMO SITIO y encontrarnos con el mismo guardia. Y que nos parase para aclarar la reciente “conversación”, podía ser como poco, lo dicho, gracioso. Estoy seguro que al guardia todo esto le daba igual, pero nosotros no estábamos seguros, así que al loro con la respuesta familiar.

En el primer semáforo, mi padre se pasa al asiento de atrás del coche y mi madre se pone delante, donde estaba mi padre. Yo, que conducía, apago las luces (las llevaba encendidas al “cagarnos en el padre del guardia”) aunque todavía había sol. Y con toooooodo este camuflaje, nos preparamos para afrontar un nuevo paso al lado del guardia.

¿Y qué pasó? Pues nada. De verdaaaaaaad, si es que como fugitivos no tenemos precio. Menuda familia.

Cuando mi padre saludó al guardia, no sabía que la ventanilla estaba abierta. La idea era cagarse en el padre del guardia (jajajajajajaaaaaa) pero sin que él se diera cuenta (ojos que no ven… leche que te das), así que no iba nada contento con su comportamiento. De hecho, iba todo arrepentido. Pero la situación, para ser sinceros, fue lo mejor del día. ¡¡¡Pues no hubo cachondeo entre las dos pasadas que le dimos al guardia!!! Jajajajajajajaaaa.

Sinceramente, me alegro de que el guardia contestase como contestó (¡¡qué reflejos!!) y que no montase un numerito de los que no van a ninguna parte y que sólo te hacen coger más manía a la policía…

11 Responses to “Fugitivos”

  1. oria Says:

    Una vez escribí una anécdota parecida del restaurante donde trabajaba en Reykjavik y después los protagonistas me contestaron vía e-mail. De buen rollito, sin acritud.

    Suerte.

  2. C-18 Says:

    Estoy llorando de la risa, es que tus posts no tienen precio😄.

  3. Rafa Says:

    Parece ser que toda tu familia es tan cómica como tú…😉

  4. Black Hole Says:

    Guau O_O

  5. Otro Javi Says:

    Madre mía, lo peor de toda esta escena es que la estoy viendo y pongo caras a todos sus protagonistas … … …

  6. HernanKowalsky Says:

    tio esto no se puede publicar sin un NSFW primero, luego me troncho en el cubículo !!!!

  7. Vaho Says:

    Me has hecho recordar una anecdota parecida a la que le sucedio a mi madre un dia🙂
    Ibamos toda la familia en el coche; mi padre (conduciendo), mi madre, mi hermana y yo. Y al ver un semaro en rojo, nos fuimos parando. En ese mismo instante, iba caminando una mujer por la acera de al lado, la cual mi madre confundio con una amiga suya. Asi que bajo la ventanilla y ni corta ni perezosa, la grito: “Eh macarrillaaaaa!”. Cuando la señora se dio la vuelta con cara de pocos amigos y mi mi madre vio que habia metido la pata, comenzo a bajar la ventanilla a toda prisa, agachada y diciendo a mi padre: “Ais, arranca arranca que no es ella…”

    Dios! Lo que nos pudimos reir…

  8. theearlybird Says:

    oria: Y cómo es que los protagonistas encontraron tu blog??😯

    C-18: jejejejeeeeeee, me alegro 🙂

    Rafa: cómica mi familia? cómico yo? No, no, no, no…😛

    Black Hole: “Tamos” fuera de la ley, jejejejeeeeee

    Otro Javi: Jajajajaaaaa, pues ya sabes. Cuando les veas, coméntaselo, juasjuasjuasjuas

    HernanKowalsky: No puedo poner NSFW (Not Safe For Work), porque cuando leo los post después de escribirlos, me parecen un montón de paridas sin demasiada gracia… 🙂

    Vaho: La pregunta es…. La macarrilla tenía pistola??? Porque éste sí!!! Jajajajajaaaaa

  9. oria Says:

    Porque si buscas en google algo sobre Islandia suele salir mi blog y supongo que al volver de viaje les entró morriña. Hubiera sido más gracioso que hubieran escrito el comentario en el blog en vez de hacerlo en privado.

  10. Juan Carlos Says:

    JAJAJAJA!!

    esto sólo puede pasar en España. Desde luego no me lo imagino ocurriendo en Alemania…

  11. theearlybird Says:

    Juan Carlos: Ehm….. No, yo tampoco me lo imagino en Alemania, pero sólo PORQUE MI PADRE NO SABE ALEMÁN!!!!, jajajajajajaaaaaaaa

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s