Archive for May, 2007

Toronto II

May 30, 2007

Por lo que yo ví, la ciudad de Toronto tiene un núcleo de rascacielos de oficinas, pero andando 10 minutos te encuentras las viviendas que en su mayoría no son muy nuevas y son bajas. Se trata de casitas de no más de 3 pisos (cuando llega).

foto-0100.jpg

Se pueden ver intercalados con ellas, edificios de pisos bastante altos (de 15 pisos no bajan). Me llamó la atención este contraste de alturas.

foto-0101.jpg

Las calles son larguísimas líneas rectas paralelas y perpendiculares que mantienen el mismo nombre todo el tiempo. No importa si estás en el número 1500. Será por números. Y todas o casi todas son de doble sentido circulatorio. Eso hace que sea imposible perderse en la ciudad, incluso poniendo mucho interés en ello. Además en cada intersección hay señales de la calle donde te encuentras, pero no una chapa en el edificio que hace esquina, sino un poste (a falta de semáforo) con dos placas perpendiculares que indican el cruce en el que te encuentras. La placa con el nombre de la calle está dispuesta de forma paralela a la propia calle a la que da nombre.

Me pareció curioso que incluso estando en el Downtown, las calles no principales tienen una tranquilidad impresionante. No da la sensación de estar en el centro de una capital.

La ciudad está dividida en distintos barrios, algunos de ellos caracterizados por la población predominante (barrio italiano, griego, coreano, chino).

La ciudad no me pareció especialmente bonita, más bien fea, aunque sí muy funcional. Muchas de las tiendas y restaurantes que ví, parecían puestos porque se necesitaban. Por ejemplo, ven que hay mercado para un restaurante romántico y lo ponen sin diferenciarlo demasiado del resto de establecimientos que lo rodean, que igual no son ni restaurantes, y en lugar de decorarlo muy cálido y bonito, le dan una pequeña sensación de calidez y se completa el rótulo del nombre del restaurante con algo del estilo “the most romantic place” y se quedan tan anchos. Y si al lado tienes una lavandería, pues que le den por saco a la lavandería si alguien que quiere ir a cenar se mete en ella (o al revés, jajajajajaaaa). Seguramente me estoy basando en algo completamente equivocado y la realidad no es así, pero me gustan más otras ciudades (de las pocas que he visto).

Y respecto a los transportes públicos (al menos los que yo cogí), me parecieron caros (30 dólares un abono de una semana) pero buenos. Las calles principales, considerando que más o menos cada tres calles una es principal, están cubiertas o por una línea de metro, o por un autobús o por un streetcar. Y más o menos, cada uno de estos medios de transporte cubre una calle, así que te subes a ellos en un número de la calle y te bajas en otro de la misma calle.

Y el streetcar es un pequeño tranvía no más largo que un vagón de tren que circula por el centro de la calle. Los coches pueden utilizar el carril del streetcar y además el carril más cercano a la acera.

foto-0102.jpg

Y para indicar que te bajas en la siguiente parada, además de los botones normales de los autobuses que hay en casi todos ellos, lo que siempre hay es un cable a cada lado del streetcar que lo recorre lateralmente desde el principio hasta el final. Así que desde cualquier asiento, puedes tirar de él para solicitar la parada.

foto-0103.jpg

Fijarse en el anuncio. Hay que ver cómo se las gastan. Otra cosa no, pero sarcasmo le sobra.

Y entre preferir la funcionalidad de la ciudad por encima de la estética (los cables de electricidad de la calle no están precisamente ocultos) y la necesidad de electricidad en las calles que son recorridas por el streetcar, se da lugar a imágenes como la siguiente.

foto-0104.jpg

Y aquí termino esta parida de post con la visión de Toronto más sesgada que pueda circular por Internet.

Advertisements

Toronto I

May 28, 2007

foto-0094a.jpg

Ya he vuelto después del primer vuelo transatlántico de mi vida.

En la escala que hice en Londres en el aeropuerto de Heathrow me hicieron hasta descalzarme al pasar por el detector de metales y después abrir la mochila aunque ya había sido radiografiada. De la mochila sacaron y escanearon de forma independiente la cámara de fotos y el móvil español. No sé dónde llevaba el móvil irlandés, pero ése no pasó ningún control independiente. Empecé a temer que también quisieran escanearme los empastes de manera independiente… Muy pesados en Londres.

Ya en el avión, muy chula la “TV on demand” para cada pasajero, excepto por el pequeño detalle de que de mis auriculares sólo funcionaba uno, lo cual hacía bastante incómodo escuchar y aún más complicado seguir el inglés. Y de que el aire acondicionado estaba lo suficientemente fuerte, como para que a la pregunta de “Something to drink?” antes de servir la comida, la respuesta fuera “Yes, something HOT, please!”.

Luego llega la comida y me pregunta la azafata

– Wine?

– Yes, white wine, please (eso, eso, vamos a pillar una castaña durante el viaje)

– Red wine?

– OK, red wine (casi mejor)

– But, do you prefer white wine?

– AAaaagh!!! Quieres darme el vino ya??!!?? Tan pronto empiezan los vaciles??

Así que sumando al aburrimiento el vino de la comida y a pesar de estar en mitad del océano, yo lo que quería era gritar “Otra ronda!!!” y “Que aterrice!! Que aterrice!!”.

Miro la pantalla del asiento para ver la información del vuelo y leo “Time remaining: 6.05h” AAaaagh!!! Qué hago yo todo este tiempo?? Que a mí se me da bien dormir cuando estoy en el trabajo!!

– Coffee??

– Yes, please

Time remaining: 6.00h. AAaaagh!!!

Me quedo sopa y me despierto cuando están dando la merienda. Estoy tan aburrido que se me pasa por la cabeza la broma de secuestrar el avión, pero la descarto porque no parecen tener sentido del humor…

Al llegar, las preguntas de inmigración o de lo que sea:

– De qué país es usted?

– España (pero si le parece mal no tendría mucho inconveniente en cambiar de chaqueta)

– Dónde reside?

– En Irlanda?

– A qué ha venido?

– De vacaciones una semana (aunque a este paso, puede que sólo a charlar con usted).

– Dónde va a alojarse?

– En casa de una amiga, en esta dirección.

– Tiene el número de teléfono de esa persona?

– Sí, pero es español y por algún motivo no le funciona aquí.

– De qué conoce a esta persona?

– De Irlanda (se va a poner esto mucho más íntimo?)

– Algo que declarar?

– Por el papel que me han dado en el avión, tengo que declarar 2 manzanas y 2 peras que traía para el camino (aquí la conversación empezaba ya a ser delirante)

– Algo más?

– No.

– Bien, pues vaya por ese camino y cuando le pregunten, entregue la fruta para que sea requisada y destruida.

– Y si la tiro por el camino en una papelera para ir más rápido?

– No, tenemos contenedores especiales para destruir ese tipo de productos.

Así que iba yo camino del segundo control pensando:

– Todos atrás!! Que tengo 2 manzanas y 2 peras!! Y no bromeo!! Miren que no respondo de mis actos!! Quiero un coche para huir y mientras llega, unas pizzas!! Y rápido!!

 

Se quedaron con mis valiosas frutas en un control educado pero demasiado serio. No vaya a ser que contaminen a sus preciosas e INSÍPIDAS manzanas. No quiero pensar en cómo pueden ponerse si encuentran droga. Me parece que si no declaras algo que debieras haber declarado, te dan un aviso del gobierno canadiense, y se debe poner complicada la entrada al país cuando te dan más avisos.

foto-0095a.jpg

Una vez dejada la maleta, nos fuimos de medio marcha. Al principio estuvimos en un pub donde un montón de gente celebraba de forma increíble el primer gol del equipo de fútbol Toronto FC en la temporada. Tremendo, porque habían perdido y el partido había acabado hacía más de 3 horas. Pues ellos seguían cantando. La liga no llevaba muchas jornadas y los únicos 3 puntos que llevaban, los habían conseguido a base de empates a cero.

Y luego fuimos a dos fiestas en un par de casas. Aprendí que en Toronto durante el día es muy fácil ver ardillas y que por la noche no se sabe de dónde, salen los mapaches y que si te encuentras con uno, que no se sienta acorralado porque si es así atacan en menos de nada y pueden tener la rabia o algún otro obsequio poco recomendable. El día acabó sobre las 3 de la mañana, después de haber ido a una pizzería de unos amigos y encontrar lo siguiente:

foto-0096.jpg

Y yo como siempre, aprovecho cualquier oportunidad para apoyar la cultura (que tan poco me caracteriza, por otra parte), aunque parezca cutre, e incluso aunque parezca un espectáculo porno. Porque vaya tela con Manolito…

Vacaciones Mayo 2007

May 17, 2007

La semana que viene estaré de vacaciones. Porque yo lo valgo. No porque me las haya ganado. O sí. Da igual, porque me voy de tomas formas.

Ahí va una pista del país.

foto-0092.jpg

Especial atención al detalle de “Women are Persons”. Lo meditaré durante el viaje. Si es que voy a aprender cosas “nuevas” incluso antes de llegar.

Y otra pista más, en formato jeroglífico. Y de los de difíciles. Yo porque me sé la solución, que si no es posible que no lo sacase…

foto-0093.jpg

Se admiten todo tipo de sugerencias respecto a qué hacer o qué ver allí, excepto la de “una semana es muy poco tiempo para un viaje tan largo” o la de “en esa ciudad hay muy poco que ver”. Ésas ya las tengo.

Pero como me llegue una sugerencia a la vuelta del viaje y sea de un sitio que no he visitado por desconocerlo, me temo que tendré que dar una amistosa paliza al que la envíe.

Por otra parte, y para alimentar mi propia leyenda, llevo unos días en los que cada vez que me pongo un jersey que tengo, no dejo de pensar quién se lo ha podido poner (nadie) para que huela como huele. Y de quién puede ser ese olor. Y al cabo de unos días es cuando he caído… Y ha sido muy triste. Entre triste y lamentable.

Resulta que en el viaje relámpago a España que hice unas semanas atrás, mi madre me lo lavó (¡¡gracias mamá!!). Y esto me lleva a una pregunta muy dura. ¿¿Es que ya no reconozco el olor a limpio??? Porque me está empezando a preocupar…

Hala, a pasarlo bien (sobre todo yo, espero).

Seguridad en el Hogar

May 14, 2007

Me quedaban por presentar a un par de habitantes de La Mansión.

Empiezo por el extintor (sí, yo también me sorprendí de tener un extintor en mi solución habitacional, que por lo visto, se llama bedsit).

Tengo entendido que los extintores en general no dan para muchas alegrías. Vamos, que si del primer viaje de extintor no apagas el fuego, pasas al plan B que es dar rienda suelta al pánico. Por lo visto no tienen una gran capacidad. Y si los mamotretos que veo normalmente tienen esa fama, el de La Mansión debe tener menos fundamento que un sifón de bar, por lo pequeño que es. Si se declara un pequeño incendio en la cocina, lo más sensato es abrir una pinta (de cerveza Lidl) y tirarla por encima. Si el incendio no es pequeño, la solución normal en estos casos: ¡¡MARICÓN EL ÚLTIMO!!

Pero no me preocupa, porque no pienso usarlo. ¿Tan seguro estoy de no necesitarlo? No, tan seguro estoy de que yo no cojo ese extintor ni loco con la capa de mierda que tiene el pulsador. Antes paso la lengua por las negras llantas de mi bicicleta (y no eran negras hace 5 meses).

Ahí va la foto para verificar que no estoy exagerando (o sí).

foto-0046.jpg

El extintor tampoco debe estar muy preocupado de si lo cojo o no, porque en la foto se puede ver perfectamente la presión que tiene. Y es la primera vez que miro con medio detenimiento un extintor pero, la presión adecuada es la zona verde, ¿no? ¡¡Y este mamón no llega ni a la roja!!

A juego con el extintor tengo la alarma antirrobo. Estuve viviendo al menos un par de meses hasta que un día, al llegar a casa, ví que el landlord al arreglar o traer algo la había encendido (porque lo que es por mí, podía seguir apagada). Sigo pensando que es el modelo barato de Fizer-Price pero no importa. Está encendida pero no conectada. Mejor así. Porque como un día se ponga a dar gritos no quiero tener que aprender a pararla. Nos tratamos con respecto y con eso es suficiente. Cuando abro la puerta, la saludo, ella se pone colorada (al menos el sensor de movimiento) porque es muy tímida y hala, p’alante. Un día de estos pasaremos a mayores…

El Velo Pintado

May 4, 2007

Después de ver la película “El Velo Pintado”, de que picaran mi curiosidad con el título y de que me dejaran un comentario de gran ayuda al respecto (ese Jano!!!), aquí van mis descubrimientos sobre por qué la película tiene ese título o “cómo ver una película perdiéndose todos los matices” (y no hablo sólo del idioma).

La película está basada en la novela “The Painted Veil”, escrita por W. Somerset Maugham en 1925. La novela ha sido adaptada al cine en 3 ocasiones contando ésta última.

Por lo que he encontrado, es posible que Somerset buscara transformar en novela el soneto homónimo escrito años antes por el poeta inglés Percy Bysshe Shelley (1792 – 1822). O al menos, decidió que su novela podía resumirse con lo expresado en el mismo.

El soneto es el siguiente:

Lift not the painted veil which those who live

Call Life: though unreal shapes be pictured there,

And it but mimic all we would believe

With colours idly spread,—behind, lurk Fear

And Hope, twin Destinies; who ever weave

Their shadows, o’er the chasm, sightless and drear.

I knew one who had lifted it—he sought,

For his lost heart was tender, things to love,

But found them not, alas! nor was there aught

The world contains, the which he could approve.

Through the unheeding many he did move,

A splendour among shadows, a bright blot

Upon this gloomy scene, a Spirit that strove

For truth, and like the Preacher found it not.

Y traducido:

No levantes el velo pintado que los vivos
llaman Vida, aunque formas irreales represente,
imagen engañosa de aquello en que creemos,
con colores dispersos. Detrás acechan Miedo
y Esperanza, Destinos gemelos que entretejen
sus sombras en la sima sombría y encubierta.
A un hombre conocí de corazón sensible
que levantó ese velo buscando algo que amar,
pero no encontró nada, ni tampoco las cosas
que contiene este mundo podían agradarle.
Ignorado vivía; era luz en las sombras,
una mancha brillante en esta escena turbia,
un Alma que luchaba por la verdad y nunca,
como el Predicador, la pudo hallar en nada.

trad. Juan Abeleira y Alejandro Valera

Y fuera de esto, otro matiz que por supuesto me perdí Y algo interesante que sólo sucede en el libro (atención SPOILER), es que el protagonista, antes de morir, susurra “The dog it was that died”, que es la última línea del poema “An Elegy on the Death of a Mad Dog” escrito por Oliver Goldsmith:

Good people all, of every sort,

Give ear unto my song;

And if you find it wondrous short,

It cannot hold you long.

In Islington there was a man,

Of whom the world might say

That still a godly race he ran,

Whene’er he went to pray.

A kind and gentle heart he had,

To comfort friends and foes;

The naked every day he clad,

When he put on his clothes.

And in that town a dog was found,

As many dogs there be,

Both mongrel, puppy, whelp and hound,

And curs of low degree.

This dog and man at first were friends;

But when a pique began,

The dog, to gain some private ends,

Went mad and bit the man.

Around from all the neighbouring streets

The wondering neighbours ran,

And swore the dog had lost his wits,

To bite so good a man.

The wound it seemed both sore and sad

To every Christian eye;

And while they swore the dog was mad,

They swore the man would die.

But soon a wonder came to light,

That showed the rogues they lied:

The man recovered of the bite,

The dog it was that died.

Tras buscar esta información “por el Interné”, he visto la cantidad de tonterías, o no, que pueden decirse sobre una película o un poema, pero lo que más me ha llamado la atención es como algunas personas sientan cátedra aún cuando las interpretaciones de algo puedan ser varias. Es lo de siempre. Puedes decir la tontería más grande del mundo, pero si lo haces intentando parecer serio y lo adornas lo suficiente con palabras rimbombantes, hasta parece que tienes razón y que las cosas son como tú dices. Aquí dejo el tema de “El Velo Pintado” porque estoy reventado después de poner tantas cosas “serias” seguidas. 😀


Y para terminar, un enlace que espero se actualice con frecuencia y con información veraz: ComerPorLaPatilla.

Choque de Culturas Gastronómico

May 1, 2007

Si no lo he dicho antes, lo digo ahora. En mi trabajo unos cuantos son de Israel. Y el tema de la religión no es algo que les quite el sueño. A todos excepto a dos que además son matrimonio. Y no es que sean unos radicales. Simplemente, cumplen con las normas impuestas por su religión, especialmente en lo que respecta a la comida. Y entre otras cosas, como marisco, tienen prohibido comer cerdo. Y aquí es donde deja de ser una religión y pasa a ser ser una putada. Ni jamón serrano, ni morcilla, ni un montón de cosas… MMMmmm, qué hambre!! Y qué vida más triste están llevando!! Porque eso no puede ser vida ni nada…

Hace poco, este matrimonio (joven, con un par de hijos muy pequeños) estuvo unos días haciendo turismo en España. Y la preparación del viaje era todo un espectáculo.

– PORK!! Spanish people only eat pork!! Everytime, everywhere!! All their dishes have pork in some way.

Y yo, a la vez que me partía de risa, pensaba que el tío era un exagerado. Además, si yo viajo a un país (cuando viaje), una de las cosas que más me atrae es la gastronomía. La de cosas que se han perdido.

Por otra parte, cada vez que alguien de la oficina viaja por motivos laborales o de placer, suele traer algún chocolate que deja sobre una mesa para luego enviar un mensaje a todo el mundo al grito de “Chocolates in the usual place”. Hace poco hice un viaje relámpago a España, en el que pude decir “Hola” a mi familia y por los pelos “Hasta luego, nos vemos en la próxima”. Y si me ocurrió traer Mantecados de Portillo por traer algo distinto y porque no se me ocurrió otra cosa que fuera sencilla de comer (nada de platos, tenedores, …), ya dividida en porciones y fácil de llevar en un avión.

Una vez que mandé el mensaje de “NOT chocolates in the usual place”, y los fueron probando, alguno me preguntó de qué eran y tal. Busqué el enlace anterior y es entonces cuando descubrí que quizá el tío no exageraba. Quizá usamos el cerdo para todo, todo. Porque uno de los ingredientes es manteca de cerdo. Cerdo hasta en el postre.

Vamos, que el tío y su mujer, se han saltado sus preceptos sin haberse dado cuenta. Y gracias a mí. Como colega, no tengo precio… 😀

Y si encima, un rato antes la conversación fue:

– Do you like them?

– Not really. Too sweet.

Pues qué le vamos a hacer. Para gustos, los colores. No es obligatorio que gusten. Pero comer cerdo sin saberlo y encima no disfrutar… Eso ya tiene tela.

Desde luego, yo no dije nada. Bueno, a Juan se lo comenté y estuvimos descojonándonos de la risa. Si es que lo vimos muy claro. Día del juicio final por la tarde. El tío de la oficina llama a la puerta del cielo / infierno y le abre la puerta el mismo diablo.

– Buenas. A ti te estaba esperando yo. Hala, vente conmigo que soy tu nuevo mejor amigo.

– No puede ser!! Tiene que ser un error!! Y mi mujer?? No la veré nunca más??

– No te preocupes, que a tu mujer la vengo a recoger más tarde…

La verdad es que si lo llego a saber, compro otra cosa o les aviso, porque me caen bien, pero una vez que ha ocurrido… Ojos que no ven… leche que te das…

Lo tomaré como una especie de venganza por haberme vuelto chocoholic con tanto chocolate y tanta tontería en la empresa. No recuerdo haber comido tanto chocolate en mi toda vida. Porque desde que estoy en esta empresa, el chocolate se ha vuelto una necesidad hasta el punto de que acabo de salir a la calle única y exclusivamente para comprar nutella y unas galletas donde untarla. Y ES EL PRIMER BOTE DE NUTELLA QUE COMPRO EN MI VIDA (lo que no significa que no la haya comido antes). Y he recordado por qué nunca antes la había comprado. Eso ni es chocolate ni es nada. Valiente porquería!! Ahí se queda hasta que me vuelva otro ataque de chocolate.