Entrevistas (III)

¡SORPRESA! Primera entrevista que hago en inglés para trabajar como programador JAVA y no sólo no tienen bastante con una, sino que me quieren ver una segunda (y definitiva) vez. Pues me vuelvo a poner hecho un pincel. Un pincel irlandés, porque sigo con las mismas limitaciones. De nuevo la misma camisa pijamera y la corbata. Y la camisa sin lavar de la otra entrevista. La verdad es que sólo la usé unas 4 horas, pero bueno.

Como esta vez sí que tengo un trabajo que mantener (porque sigo necesitando el dinero a final de mes), esta vez “no me he puesto enfermo” y he pedido un día de vacaciones (¿?) para ir a la entrevista.

Había parado un poco lo de las entrevistas porque vuelvo a no tener demasiado tiempo para ellas ahora que vuelvo a tener un trabajo que no puedo perder. Pero pararlas un poco es una cosa y no ir a una segunda entrevista es de idiotas.

Tenía otra empresa interesada en mí (¡¡!!). Al recruiter le dije que pensaría lo de concertar con ellos una entrevista porque ha cambiado mi situación y tengo que ser más selectivo con los trabajos que me propongan. Ya no puedo irme de la empresa todos los días que quiera. Le llamé para decirle que si la entrevista me la ponía para hoy podía ir. Y así ha sido. Por la mañana he ido a la primera entrevista (toma de contacto) con esa empresa, y por la tarde he ido a la segunda entrevista con la empresa del otro día.

En esta segunda entrevista, mis adversarios eran de más nivel y luchaban juntos. Así que contra los dos. Una jefe de equipo y un mánager. El mánager iba con camiseta y vaqueros, así que yo iba de puta madre. De hecho, mejor que si voy con traje. El contraste hubiera sido excesivo. En esta empresa les mola el “casual wear” lo que viene muy bien al “fondo de armario” que traje cuando vine. Más de lo mismo. Casi una hora hablando. Y de nuevo yo he sabido lo que quería decir. A saber lo que les habré dicho. No parece que les haya insultado porque no han intentado agredirme. No puedo decir más.

La respuesta al enigma en dos días. Para esta segunda empresa, el siguiente paso (si lo hay) es que se pongan en contacto con el recruiter y me hagan una oferta con unas condiciones concretas o me digan que han preferido a otro. ¿Les habré dicho ya que poco más o menos pagaría por trabajar con ellos?

¿Todo el mundo se va de las entrevistas con la misma sensación que yo? Porque salgo de ellas seguro de que piensan que soy idiota. No hay mejor lugar para no ser tú mismo que una entrevista de trabajo…

La vuelta a casa ha sido en autobús público. Hay que ver el cuidado con el que conducen… ¡¡¡¡Qué lentos!!!! ¡¡¡¡Y cuántas vueltas!!!! Si es que voy más rápido en bicicleta (por eso la compré). La parte graciosa es cuando un niño de unos 5 años ha visto a un chino / japonés / coreano, lo ha señalado y ha medio gritado “¡¡Jackie Chan!! ¡¡Jackie Chan!!”. Me ha hecho gracia, pero no lo he terminado de entender. Porque si hay algo que en Irlanda sobra, son extranjeros. De todas partes.

2 Responses to “Entrevistas (III)”

  1. miguev Says:

    Pues sí, yo también salí de alguna entrevista preguntándome qué narices pensaban de mí.
    Al menos hasta que tenía respuesta del recruiter, entonces seguía sin saberlo pero ya no me importaba tanto😀
    Como suelo decir: ánimo y ¡dale cañita!😉

  2. theearlybird Says:

    EEeeeeeehhhh. Al final la historia tiene final muy feliz. Empiezo a trabajar “en serio” el 2 de enero. Me han mandado el contrato por email para que lo lea y cuando llegue allí, lo firme.
    Con Entrevistas IV daré carpetazo a mi búsqueda de empleo. La verdad es que ya vale el retraso en los POSTs…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s